W.B. Yeats – Oh, no ames demasiado tiempo

Cariño, no ames demasiado tiempo:
Yo amé demasiado y demasiado,
Y terminé quedando pasado de moda
Como una vieja canción.

En todos los años de mi juventud
Ninguno podía distinguir
Sus propios pensamientos de los del otro,
Hasta tal punto éramos uno solo.

Pero Oh, en un minuto ella cambió–
Oh, no ames demasiado tiempo
O quedarás pasado de moda
Como una vieja canción.

Advertisements

Adrian Martin – Una identificación mágica con las formas (Philippe Grandieux en la Noche de Artaud)

Philippe Grandrieux ocupa un lugar paradójico en el panorama de la producción cinematográfica contemporánea; la única figura con la que es realmente comparable (cuyo trabajo es, sin embargo, totalmente diferente en su configuración) es otro cineasta francés aún menos conocido en el escenario mundial, François-Jacques Ossang (Dharma Guns, 2011). Grandrieux, al igual que Ossang, no es fácilmente asimilable dentro de ninguna de las categorías de mercado que toca con su obra: cine arte, cine minimalista, cine extremo, cine underground. Su obra es altamente estética (con referencias muy elaboradas, por ejemplo, a la historia de la pintura) – y aún así es frecuentemente brutal, tocando temas como violaciones y asesinatos seriales (Sombre, 1998), tráfico sexual en Europa oriental (La vie nouvelle, 2002) y la creación clandestina de películas snuff (Malgré la nuit). A nivel del contenido manifiesto, esta es la primera afinidad evidente entre Grandrieux y Artaud:

Y es por eso que todos los mitos griegos son oscuros, para que uno no pueda imaginar, salvo en una atmósfera de masacre, tortura y derrame de sangre, todas las fábulas magníficas que relatan a las multitudes la primera división sexual y la primera masacre de las esencias que hubo en la creación.

El teatro, como la plaga, se encuentra en la imagen de esta masacre y de esta separación esencial. Libera conflictos, desarticula poderes, libera posibilidades, y si estas posibilidades y estos poderes son oscuros, es culpa no de la plaga ni del teatro, sino de la vida. (Artaud 1958, 31)

Bajo esta misma seña, varios aficionados del “extreme cinema” – sobre todo aquellos asociados a los distintos festivales de cine underground alrededor del mundo – tienden a considerar a Grandrieux difícil y esotérico en comparación a, digamos, Gaspar Noé (Enter the Void, 2009) o Nicolas Winding Refn (The Neon Demon, 2016).

1

Fotograma de Sombre (1998), de Philippe Grandrieux.
Texto completo en lafuga.cl

.

E.E. Cummings – X (Es 5, Dos; 1926)

mi viejo y dulce etcetera
la tía lucy durante la reciente

guerra podía y es
más te decía por
qué todos estaban

peleando,
mi hermana

isabel creaba cientos
(y
cientos)de calcetines por no
mencionar camisas orejeras antipulgas

etcetera muñequeras etcetera,mi

madre esperaba que

yo muriera etcetera
valientemente por supuesto mi padre solía
quedar afónico hablando sobre cómo era
un privilegio y si tan solo él
pudiera mientras yo

mismo etcetera yacía en silencio
en el barro profundo et

cetera
soñando,
et
cetera,con
Tu sonrisa
ojos rodillas y con tu Etcetera)

E.E. Cummings – La Guerre (XLI Poemas, 1924)

Humanidad te amo
pues prefieres lustrar las botas del
éxito antes de indagar de quién es el alma que pende de la
cadena de su reloj lo que sería vergonzoso para ambas

partes y porque
aplaudes impávidamente todas
las canciones que contengan las palabras país hogar y
madre cuando las cantan en el viejo howard

Humanidad te amo porque
cuando estás sin ni uno empeñas tu
inteligencia para comprar un trago y cuando
estás forrada el orgullo te impide

ir a la casa de empeño y
porque estás continuamente causando
molestias pero sobre
todo en tu propia casa

Humanidad te amo porque
estás perpetuamente metiendo el secreto de
la vida en tus pantalones y olvidando
que está ahí y sentándote

sobre él
y porque estás
siempre haciendo poemas en el regazo
de la muerte Humanidad

te odio

E.E. Cummings – 3 (50 poemas, 1940)

Si no puedes comer tienes que

fumar y no tenemos
Nada que fumar:ven hijo,

vámonos a dormir
si no puedes fumar tienes que

Cantar y no tenemos

nada que cantar:ven hijo
vámonos a dormir

si no puedes cantar tienes que
morir y no tenemos

Nada que morir,ven hijo

vámonos a dormir
sino puedes morir tienes que

soñar y no tenemos
nada que soñar(ven hijo

Vámonos a dormir)

Rodrigo de Souza Leão – Todos los perros son azules (2008, fragmento traducido del portugués)

Era chico aún y estaba en un club divirtiéndome junto a una piscina, cuando vi a un niño pequeño, menor que yo, casi un recién nacido, ahogándose. Quedé impactado por la escena y me demoré en atinar a salvar al niño. Me quedé ahí parado. Vino otro chico. Fue más rápido, vio al niño que se ahogaba y se tiró a la piscina. Hicieron una fiesta para el héroe. Una fiesta que era para mí. Me quedé quieto en un rincón. Ese día me di cuenta de que unos nacen para ser héroes, otros nacen para ser seres comunes. Yo estaba condenado a ser un ser común. Jamás sería un superhombre.

cachorros azuis